EL PRIMER AMOR ES EL PROPIO

Haz de cuenta que tu cerebro es un gran jardín y los pensamientos que siembras en él son los árboles que te dan los frutos de los cuales te alimentas, los sentimientos.
¿Qué pasa cuando dejas de visitar y cuidar tu jardín? ¿Qué pasa con los árboles, los frutos y las flores que se encuentran en él? Las hojas de los árboles se secan, los frutos se pudren, y las flores (el aprendizaje que se adquiere) deja de crecer. 
¿Qué tan seguido visitas tu jardín? ¿Qué haces contigo mismo cuando estás en él? ¿Qué pensamientos has sembrado? ¿Qué flores has cultivado? ¿Que frutos te han alimentado? ¿Está limpio, pulcro y podado o está abandonado? .
Una tristeza, un dolor, un miedo, no son un problema son la expresión de una parte de ti que has dejado de cuidar, que has dejado de cultivar y que necesita de ti, de tu presencia.
Vamos a visitar de nuevo ese jardín, vamos a limpiarlo, a cuidarlo y podarlo, vamos a quitarle las hojas secas y a sembrarle nuevos pensamientos, grandes, fuertes y hermosos, que den frutos maduros y llenos de vida. Vamos a hacer de nuestro jardín un lugar sagrado, un lugar lleno de paz que nos nutra cada vez que lo necesitemos y nos recuerde lo que somos para compartirlo con otros: Belleza
Cerrar

Iniciar sesión

Cerrar

Carrito (0)

Carro de compra vacío No hay producto en el carrito.





Abrir chat